Invitación a participar del CARNAVAL

Share

Este año 2017, se cumplen 17 años desarrollando el carnaval por los derechos de los niños y las niñas de Ciudad Bolívar, iniciativa que nace como eje de trabajo de la corporación comunitaria Cuyeca a Obsun y desde hace seis años la asociación de madres comunitaria ASODENFA del sector potosí, se alía para seguir construyendo sueños en común, con el objetivo que los niños, las niñas y sus familias reconozcan, apropien, denuncien y reivindiquen los derechos de sus hijos e hijas no solo al interior de las familias, sino también en el marco de la comunidad.

Este camino ha llevado a ganar muchos aprendizajes, a reconocer carenciadas y sobre todo a proyectar este espacio de formación más allá de los talleres, pasando a encuentro de las palabra donde ya no solo se habla desde los imaginarios de los niños y las niñas que nacen en Ciudad Bolívar y sus familias los cuales son históricos en el territorio, sino se hizo necesario pensarse en los niños y las niñas víctimas del conflicto armado, pues la localidad de Ciudad Bolívar ha vivido durante mucho tiempo la llegada de familias que salen de sus lugares de origen por miedo a la guerra. 

 

Desde este contexto se alían tres organizaciones más OPV Rosa Buenaventura, Fundación Renacer de la familia y ASOSPRAM, cada una de ellas existiendo en diferentes montañas de la localidad 19. Barrios como Potosí, Quiba kilometro12, villas del progreso, Espino I y Perdomo Alto, hacen parte integral del proceso de formación cuya metodología se designa como “buscando un lugar dónde poder vivir feliz”, cuyo planteamiento desde la educación popular y la pedagogía de la esperanza permite  dignificar el ser niños y niñas, los encuentros pedagógicos se enmarcan en  tres espacios, Me reconozco - ¿Quién soy? , Mis historias – Me voy de paseo... y Significando mi vida – ¿Cómome veo cuando sea más grande?, estos tres escenarios permiten  encontrar la palabra alrededor de  preguntas como ¿Quién soy?, ¿Dónde nací?, ¿Qué es ser niño o niña?, ¿los niños/niñas son libres?, ¿Cómo somos?, ¿Qué me identifica del otro/otra?, ¿Qué deseos tienes o has pedido?, ¿se te han cumplido?, ¿lloras?, ¿ríes?, ¿Cómo vives?, ¿con quién vives?, ¿En qué lugar vivo?, ¿En algún otro lugar ha vivido?, ¿Qué le gusta de los lugares que conoce?, ¿Dónde le gusta estar más y por qué?, ¿A que huele ese lugar?, ¿A que huele el lugar donde vive y a que olía el lugar de donde viene?, ¿De qué color es el lugar de donde viene?, ¿y dónde está  actualmente?, ¿Cuál es su animal preferido?, ¿Cuál es su nombre?, ¿A que juega?, ¿Qué es el miedo?,  ¿Qué es la guerra?, ¿Qué es la paz? ,Y si tuvieses la posibilidad de hacer realidad un deseo, ¿cuál sería?, ¿De color es el miedo, el amor, la felicidad, la tristeza?,  ¿De color quieres pintar tu vida? Y ¿porque? 

El proceso sigue caminando y no solo hay niños y niñas mencionando sus derechos sino también reconociendo quienes son, como se han formado, y que quieren ser cuando sea más grande, sus voces deben retumbar los iodos de los adultos y de las instituciones, pues la construcción de la paz no solo pasa por firmar un acuerdo, sino que también, debe poder escuchar hasta a aquellas poblaciones que se cree que no tienen nada que decir porque se la pasan jugando.

Este escenario pedagogía reconoce la memoria como un derecho y es desde ahí, donde el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación y el Centro Nacional de Memoria Histórica acompañan el ejercicio.

Siendo así, el 19 de noviembre se contaran con 300 personas recorriendo sus propios territorios y todo y todas caminando el barrio Candelaria la Nueva IV sector, el barrio la Coruña y llegando al salón comunal del barrio Arborizadora Baja, donde se hará el evento central y se lograrán ver comparsas  donde  los miedos, las tristezas, los sueños y las esperanzas de los niños y las niñas evocadas desde lo artístico son escenarios de duelo y recuperación de la memoria, también se cuentan con presentaciones artística y se compartirá un almuerzo.   

 

INVITADOS E INVITADAS